domingo, 19 de octubre de 2008

VOGUE PARÍS DESNUDA A LAS MODELOS PARA UN EDITORIAL SOBRE BOLSOS

Reproduzco un artículo de Montag en Trendencias.
Polémica, esto es lo que queremos todos. Polémica para que se hable de nosotros y para que demos la vuelta al mundo con una sola imagen. Los ideales del clasicismo y de la buena imagen hace tiempo que están desterrados de cualquier filosofía empresarial del panorama editorial. Pasó con Vogue India y su peculiar retrato de la pobreza y pasó también con la propia edición francesa hace unos meses.

Parece ser que a Carine Roitfeld, la editora de la revista en Francia y gurú entre las gurús, le va la marcha, y tiene detrás a gente de marketing muy lista a la hora de vender una publicación legendaria. Vogue París no necesita ninguna promoción para venderse sola, pero en ciertos tiempos de crisis, nunca viene mal una ayuda y evitar que sólo se vean las imágenes por Internet.

La polémica de noviembre viene con un editorial en el que todas las modelos salen completamente desnudas promocionando una serie de bolsos XXL que acaparan todo el protagonismo. ¿Pero es así? ¿Acaso son los bolsos el máximo atractivo de este editorial? ¿O son las mujeres desnudas las que centran toda su atención?







Para mí la pregunta es obvia: las mujeres son las que dan relevancia a un editorial que de otra manera se hubiese quedado en la línea de siempre, visto y olvidado para muchos y ensalzado por unos pocos. Pero al situar a todas las modelos desnudas, el editorial sobrepasa la barrera habitual y pasa a ser parte de la polémica global, en especial, por el uso de la mujer como objeto.

Considero un error cómo en los últimos meses (y años) las publicaciones de moda están apostando por este campo y desnudando a la mujer cuando es al contrario lo que uno se espera al ver la revista. Si hablamos de moda, dónde la encontramos en un cuerpo desnudo. Si estamos hablando de un editorial de bolsos, ¿qué beneficio tiene enseñar un bolso con una mujer sin ropa? ¿No sería más adecuado ver cómo combinaríamos esos bolsos XXL?

Al parecer, a Vogue París no le interesa este aspecto y se hace con los servicios del gran fotógrafo Mikael Jansson para conseguir adentrarse con un editorial en el campo del arte. Me imagino que esa será su justificación para haber hecho esta maniobra, porque sino no se entiende por ningún lado; además, estaremos en noviembre cuando se publique, y el clima y situación donde se representan las modelos evoca el verano.

Una revista de moda tiene que buscar el componente artístico, de eso no hay duda, pero nunca tiene que banalizar el cuerpo de una mujer al servicio de unos intereses (en este caso, empresariales) y menos aún, para generar simple polémica.

Esta jugada de Vogue recuerda a la última de Tom Ford que tanta polémica trajo y por consiguiente, cientos de críticas. Veremos si en este caso se repiten las acusaciones (aunque el estilo y clase de la primera es magnífico frente a este ejemplo).

En Trendencias La edición más polémica de Vogue París, Vogue India y su particular retrato de la pobreza

7 comentarios:

lore dijo...

Tambien subi post sobre esta editorial!
a mi no me parece para tanto

beso!
Lorena

Denavegantes dijo...

Hola Marga, saludos Lore.

¿Estos bolsos son para chicas, no?, si se pretendiese "usar" la imagen de la mujer desnuda como reclamo, debería estar entonces dirigido a hombres más que a mujeres.

Entiendo que es una simple idea, sumar bolsos de "piel" con la "piel" sin artificios de mujeres, como si se quisiera decir que ... estos bolsos son como una prolongación de ti... algo así.

En esta ocasión, no veo la relación del uso incorrecto, tal vez resulte incluso hasta poco efectivo como campaña publicitaria.

PD: No conozco a ningún hombre que haya comprado un bolso a una mujer y haya acertado.

Saludo desde los Madriles...

Marga Fernández dijo...

Hola a los dos.

¿Qué haces por los Madriles, niño? A ver si también te censuran a ti, que últimamente Gallardón está dándole fuerte a eso con los hombres anuncio y los carteles … jajajaj

Ya veo que o opináis igual que yo. La verdad es que cuando leí esta noticia en Trendencias me pareció muy oportuno ponerla en el blog.

Muy bueno el razonamiento, Adolfo. De todas formas yo si veo una utilización de la imagen de la mujer, una cosificación total. El desnudo del cuerpo de las mujeres sólo es un telón de fondo poco afortunado para la venta de bolsos; bien sabes que no me escandalizo con un desnudo, pero en este caso son tan poco afortunados que me recuerdan a la época española del “destape”.

Un saludo y hasta pronto.
Marga

Denavegantes dijo...

Estoy de acuerdo, en esta ocasión el publicista erró en el gusto, las modelos y las mismas fotos ni ayudan ni seducen. Son pelín decadentes y/o caducas para lo que hay en el medio. Fotógrafos y campañas publicitarias desafortunadas, las hay por todos lados, esta es una de ellas.

PD: Por cierto, aprovecho para decirte que La Mesa de La Ría seleccionó una de las fotos que les presenté sobre la contaminación en Huelva. De Madrid me la llevo montada y ampliada para pasárselas, supongo que la verás cuándo la exponga junto a las demás.

proletariobohemio dijo...

Siento muchísmo llegar tarde a esta entrada. En primer lugar: saludos, vengo desde "heroína de lo periférico".

Efectivamente la cuestión es que se ha utilizado a la mujer como reclamo sexual, lo que supone una completa objetualización de la representación y una asociación arbitraria aunque consolidada: mujer=>sexo=>mayores ventas. La sexualización de la mujer es una estrategia ideológica de ambas direcciones. No sólo va dirigida como reclamo sexual a los varones, sino que se utiliza para enseñar a las mujeres cómo deben ser. Este razonamiento de que han errado el objetivo o que no vale el argumento de que es "sexista" sí que se cae por la experiencia. Sencillamente porque se confirma todos los días que por los medios de comunicación dirigidos a mujeres cómo ésta es la principal imagen que ellas reciben y no la de los hombres. Reciben mensajes sobre cómo deben ser "mujeres", pues este es un concepto como cualquier otro, en este caso: una mujer tan buenorra como las de los bolsos, o una tía tan tetuda como la del anuncio, tan operada como la de la revista, tan solícita como la de la telenovela, tan displicente como la ama de casa de cocacola. Emiten ideología sexista: patrones de comportamiento aceptados, modelos físicos y psicológicos. No te dicen que te rapes el pelo, experimentes el lesbianismo, seas gordita y lleves ropa que te quede ancha. No, porque ese modelo está lleno de connotaciones negativas del concepto "femenino".
Y sinceramente, me parece aberrante que tengan que desnudar a las mujeres para absolutamente todo. Han vendido su ingenio muy barato.

Marga Fernández dijo...

Hola Proletariobohemio, encantada de saludarte. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
Marga

pausidez dijo...

hay quien decora a quien? la cartera a la mujer o la mujer a la cartera?