lunes, 23 de junio de 2008

LA ECOLOGÍA QUE NOS VENDEN

Hace tiempo que quería escribir una entrada sobre publicidad y ecología. El respeto medioambiental se nos está vendiendo como un añadido sobre todo por parte de los que más contaminan. Hoy he encontrado este artículo, Publicidad Ecoilógica de Raúl Sánchez Quiles publicado en El Día de Tenerife (pulsa aquí para ir a la noticia), y he decidido reproducirla porque expresa todo lo que yo quería decir sobre este tema.

Publicidad ecoilógica

AL GORE ha conseguido poner de moda el ecologismo trascendental, no aquel que se centra en la pequeña conservación local, sino el que, directamente, alude a la viabilidad del planeta y de la propia especie humana. El poder mediático de Gore y su fundamentada, aunque no original, denuncia sobre los peligros del cambio climático han suscitado un curioso fenómeno de patética mercadotecnia. Hasta hace poco ninguna empresa contaminante, promotora de energías sucias o defensora del modelo caduco basado en el petróleo invertía un solo euro en pregonar su falso ecologismo. Seguramente, los sesudos asesores de imagen de las grandes compañías petroleras, eléctricas o automovilísticas consideraban una pérdida de tiempo y dinero tratar de justificarse ante una minoría ecologista practicante. El milagro fue, en parte, obra de Gore, el mismo malabarista que logra denunciar el cambio climático en un documental donde no se cita a las principales industrias o empresas contaminantes ni, por supuesto, a quienes han hecho inmorales fortunas a costa de destruir el planeta por tierra, mar y aire. El mérito de Gore ha sido extender el virus del ecologismo racional, basado en el puro egoísmo de una civilización sin instintos suicidas. Tras el impacto del documental de Gore, muy pocos niegan la evidencia ni los riesgos del cambio climático. La gran mayoría se ha dado cuenta de que el ecologismo de supervivencia es una necesidad y, ante esta tesitura, los principales responsables del deterioro del planeta se han decidido a actuar. De momento, no han impulsado una avalancha millonaria de inversiones en energías limpias, ni han anunciado el cierre o reconversión de las industrias con tecnología decimonónica; tampoco han decretado el destierro del petróleo ni la aparición inminente de una nueva generación de vehículos de hidrógeno, eléctricos o solares. Los responsables máximos del cambio climático, los contaminantes al por mayor, han dado un paso al frente y se han puesto a hacer anuncios. Desde hace un tiempo, bombardean al pobre ciudadano con bucólica publicidad sobre la Madre Tierra, los hijos de nuestros hijos, el verde que te quiero verde y su compromiso sucio por un futuro limpísimo. Es la nueva publicidad ecoilógica. Un burdo intento de pregonar sin dar trigo. Una inversión multimillonaria que se podrían ahorrar, porque los ciudadanos seremos dependientes y relativamente pobres, pero no zoquetes.


Ahora unos cuantos ejemplos.

ENDESA, PARA LOS HIJOS DE TUS HIJOS



IBERDROLA, ENERGÍA VERDE


REPSOL YPF, INVENTEMOS EL FUTURO



RENAULT, ECOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS



WOLKSWAGEN POLO BLUEMOTION CON 17 ÁRBOLES DE SERIE


5 comentarios:

Pais Vasco-Ibasque dijo...

Marga, como siempre (bueno..no voy a exagerar...como muchas veces, coincidimos al poner entradas en nuestros blogs respectivos. Tere puso en seximopublictario al menos dos noticias sobre este mismo asunto. Siempre los de siempre tratando de hacer campaña con precisamente lo contrario a lo que son...
Pasa con esto de la ecología, donde los mayores contaminantes ahora hacen campañas ecológicas (en realidad su único objetivo es el de siempre: vender más). Y pasa con la Igualdad (en la publicidad, en la política....), me dan grima todos esos hipócritas.
Besos
Juan

Marga Fernández dijo...

Sí, Juan, demasiada hipocresia. Lo verde vende y los que más contaminan se apuntan ahora los tantos del ecologiamo.

Pasaré por vuestro blog para ver las entradas, me encantará.

Un saludo

Anónimo dijo...

Me encanta tu nota. Totalmente de acuerdo... muchos aprovechan esos ganchos para hacer que sus clientes reales y potenciales se sientan identificados con la marca sin saber qué es lo que realmente está detrás de ella.
Lástima que realmente sean pocos los que intentan hacer las cosas de forma transparente...
Igual, no hay que dejar de perserverar con estos temas tan importantes.

Ana Soler dijo...

Me encanta tu nota. Totalmente de acuerdo... muchos aprovechan esos ganchos para hacer que sus clientes reales y potenciales se sientan identificados con la marca sin saber qué es lo que realmente está detrás de ella.
Lástima que realmente sean pocos los que intentan hacer las cosas de forma transparente...
Igual, no hay que dejar de perserverar con estos temas tan importantes.

Anónimo dijo...

Gracias por tu comentario Ana.
Un saludo.