miércoles, 3 de diciembre de 2008

LA PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN Y LA OBESIDAD INFANTIL


La obesidad es una enfermedad que continúa cobrando víctimas a pesar de los repetidos intentos para reducir sus cifras y prevenir su desarrollo. Y es que el ambiente perfecto se ha creado para que, desde pequeños, nos acostumbremos a ciertos hábitos que favorecen el aumento de peso y grasa corporal.

Tal es así que, la crisis económica ha incrementado notablemente el precio de los alimentos más sanos y, al mismo tiempo, obliga a los adultos a trabajar más, a tener menos tiempo y con esto, a despegarse de la cocina del hogar. Por otro lado, es creciente la publicidad de comida rápida en televisión que fomenta el consumo de estos alimentos a un precio mucho más económico.

Todas las iniciativas chocan con el clima que se ha creado y sobre todas las cosas, es preocupante el hallazgo de un reciente estudio de la OCU, que señala que 4 de cada 10 anuncios que se emiten en los programas de horarios infantiles son de alimentos poco saludables, para ser más claros, se trata de la promoción de alimentos con elevado contenido graso, grasas saturadas y azúcares.

Según los resultados, un niño de entre 4 y 12 años que pasa 2 horas diarias viendo tele, ve un promedio de 6 minutos y medio de anuncios publicitarios de este tipo, una media de 22 anuncios.
Por otro lado, la asociación entre publicidad y obesidad infantil ha quedado completamente confirmada en un estudio previo, que afirma que la prohibición de este tipo de anuncios reduciría el número de niños obesos en un 18%.

Con estas investigaciones a nuestro favor, podemos decir que todos los intentos para revertir la obesidad infantil pueden ser socavados por la televisión, pues no sólo fomenta el consumo de alimentos, sino que empeora la calidad de la dieta y atrapa a los niños de tal forma que reduce sus horas de actividad física.

Sin duda, esto escapa de nuestras manos y la mejor manera de que la televisión contribuya a poner fin a esta preocupante situación es eliminar todo tipo de beneficios económicos a quienes publicitan comida rápida, prohibiendo que los alimentos poco saludables se promocionen en horarios y programas infantiles y fomentando, así como también, otorgando dichos beneficios a quienes desean estimular hábitos más saludables.

Fuente:Vitónica

5 comentarios:

Denavegantes dijo...

Saludos Marga. Lo has dicho clara y contundentemente, comer sano resulta caro. La comida rápida, la que hace de la misma un mero protocolo es la que se está imponiendo. Las seudo marcas alternativas en las grandes cadenas alimentarías, o los "frescos" congelados más allá del horizonte también hacen su agosto. Comer basura y vivir como cerdos es la resultante del axioma. Si a esto le sumas el declive personal, los problemas de la psique, la depre, y toda esa inestabilidad emocional que nos hace "comer" para calmarnos y descansar hartos, el pastel está servido. Vivimos para servir, casi siempre somos meros objetos, una versión moderna de la esclavitud al servicio del sistema. Por eso Ferrán Adriá y todos estos pseudónimos de la cocina de autor, no son más que el exponente más alto, de la tragedia que viven pensionistas, parados y olvidados de la sociedad. Un escándalo, como la Monarquía, la Iglesia, o los bastardos que hacen politica con siglas que no respetan solo son súbditos del poder. Un asco. En fin que me voy a comer un trozo de chocolate que además dicen que es estimulante sexual. Salud.

Marga Fernández dijo...

Es cierto, da asco. Creo que te voy a imitar y me voy a ir a comer un poco de chocolate. Es mi vicio.
Un saludo.
Marga

Denavegantes dijo...

Supongo que debo situarlo en la escala de vicios alimentarios que no en la general. Ah¡ tampoco te pases que sueño precisamente no da el chocolate.

Buy viagra dijo...

El problema es que los padres pensamos que si los ponemos a los hijos a ver tranquilamente televisión no les pasará nada pero no que no sabemos es que ellos son una esponja y todo lo absorben y si los bombardean con anuncios de comidas rápidas es obvio que van a querer comer solo eso, por eso debemos cuidar que es lo que ven.

Clari dijo...

por eso es que los padres tenemos que educar a los chicos desde pequeños y cuidar de su alimentación. pocas veces comemos fast food ya que casi siempre cocino con muchas vitaminas y sin aceite ni cosas grasas aunque a veces no puedo prohibirle una rica hamburguesa