sábado, 15 de agosto de 2009

LOS HOMBRES DE BALAY

Me llaman la atención los anuncios de Balay, a pesar de mostrarnos siempre la tecnología punta en electrodomésticos que hacen más llevaderos los quehaceres de la casa, siguen anclados en el pasado en cuanto al reparto de quién o quiénes deben realizar estas labores. En ellos nos aparecen siempre hombres ayudando a alguna mujer que cocina, plancha o lava, pero estos hombres son irreales, parecen autómatas que nos sirven una taza de café, atienden el guiso o apartan una silla de nuestro paso. Esta irrealidad es debida a que los publicistas los utilizan como metáfora para hablarnos de los lavavajillas, los hornos o las encimeras de Balay, los hombres aparecen pero no están en la cocina. Con sus trajes y corbatas (atuendo sumamente apropiado para fregar los platos) nos muestran su distanciamiento de aquello que pretenden realizar.

Por otra parte las mujeres aparecen como las "dueñas" de las cocinas, las encargadas de las cacerolas, las sartenes y las ollas que borbotean alentadas sobre el fuego de tan maravillosa tecnología. Poco ha variado para Balay el rol de la mujer en los últimos 50 años, reproduzco a continuación unos anuncios de primeros de los 60 y a continuación un spot que en la actualidad podemos ver en todas las cadenas de televisión perteneciente a la campaña "Por una vida más cómoda" (¿Para quién? Me pregunto).




Y aquí el video de la campaña"Por una vida más cómoda", que recordando a Alaska nos dice:

"Bailandoooo, me paso el día bailandooo"
Despreocúpate y baila. Las nuevas placas de inducción Balay con control de temperatura del aceite te avisan cuando el aceite ya está listo y evitan que los alimentos se quemen.Balay, por un mundo más cómodo.


2 comentarios:

codigovisual dijo...

Que triste que a los hombres se nos siga tratando tan mal en la publicidad. Ya es hora de dejar de aparecer como trogloditas que no saben hacer nada en los anuncios e electrodomésticos o limpieza. Es una verguenza.

jose antonio alonso dijo...

el anuncio es sexista, los hombres somos un grupo de máquinas tontas dispuestas a divertir y satisfacer a las mujeres reinas de la cocina y de la casa.Vergonzoso.